Palacio Imperial de Viena. Autor www.caballano.com

 

www.caballano.com

mail@caballano.com

 

Arriba
Historia
Centrales
Tipos
Pelton
Francis
Kaplan
Bulbo

Turbinas Hidroeléctricas

Clasificación de las centrales hidroeléctricas

La información de ésta sección ha sido extraída del libro: "Mecánica de Fluidos Incompresibles y Turbomáquinas Hidráulicas", del Catedrático Profesor D. José Agüera Soriano, perteneciente al departamento de Química Física, y Termodinámica Aplicada (Área de Máquinas y Motores Térmicos) de la Universidad de Córdoba. Sin duda alguna el mejor libro de mecánica de fluidos y máquinas hidráulicas. Para todos aquellos que necesiten profundizar en estos temas, recomiendo su adquisición y consulta.

Las centrales hidroeléctricas se pueden clasificar de distintos modos atendiendo a sus características principales, una primera clasificación puede ser:

·         Centrales de agua fluente. Son centrales que aprovechan el cauce natural del río. Son poco frecuentes, pues requieren caudales importantes en cualquier época del año.

·         Centrales de agua embalsada. Almacenan agua en un embalse valiéndose de presas, con objeto de regular el caudal, variable dependiendo de la época del año.

 

A este segundo grupo de centrales, las que embalsan el agua tras una presa se pueden clasificar en:

·      Centrales de regulación (de caudal). Son las centrales convencionales. 

·     Centrales de bombeo. Para su instalación se necesita de dos embalses. Son aquellas en función de la demanda pueden volver a bombear el agua que ha pasado por la turbina desde el embalse inferior hacia el embalse superior.

 

Podemos hacer otra clasificación en base a la altura del salto:

·     Centrales de alta presión. Aquellas cuyo salto está por encima de los 200 metros de altura (alcanzando incluso los 2.000 metros). En estas los caudales son relativamente pequeños de unos 20 m3/s máximo por turbina. Suelen estar ubicadas en zonas de alta montaña.

·     Centrales de media presión. Comprende los saltos entre 20 y 200 metros de altura. Según que altura la central puede estar bajo la presa o alejada de ella si con ello ser consigue más altura. Los caudales en este caso alcanzan los 200 m3/s.

·   Centrales de baja presión. Corresponden a saltos pequeños de menos de 20 metros, con caudales en la turbina de unos 300 m3/s, aunque los hay de más del doble, llegando a 600 ó 800 m3/s.

 

En función del tipo de presa, que dependerá de la configuración del terreno y las características de la tierra en al que se va a asentar:

·     Presa de arco o bóveda. Es adecuada para presa de gran altura y no excesiva longitud. Es de hormigón armado y sus extremos han de quedar bien estribados. 

·     Presa de gravedad. La estabilidad de esta presa se consigue por su propia fuerza de gravedad. Es de hormigón sin armar, y su base resulta mayor que en la de arco. Requiere terreno de buena calidad.

·     Presa de tierra o escollera. Su base resulta bastante mayor a las anteriores. Dependiendo la de altura y el tipo de tierra. Se usa para poca altura y con una calidad de terreno de cimentación mala. La mayor parte del volumen de tierra produce de la propia excavación.