Puente Neuf sobre el Sena en París. Autor www.caballano.com

 

www.caballano.com

mail@caballano.com

 

Arriba
Construcción
Almacenamiento
Tóxicos Peligrosos
Proceso
Soldadura
Gases
Receptores Gases
Eléctricas
Explosivas
Aire Comprimido
Calderas
Calefaccion-Clima
Maquinas
Herramientas
Elevadores
Confinados
Incendios
Emergencias

Gestión Empresarial

GASES LICUADOS Y SOLUCIONES DE GASES

Características que Definen la Peligrosidad de los Gases

 

Debido a sus Propiedades.

Los gases tienen unas propiedades físicas y químicas, las primeras conducen a que los gases sean comprensibles, que ocupen todo el volumen del recinto en donde se encuentren, etc. En cuanto a las propiedades químicas, conducen a la existencia de los siguientes tipos de gases:

 

·       Gases inertes: No arden, no mantienen la combustión y en su seno no es posible la vida, argón, nitrógeno, etc.

 

·       Gases comburentes: Son indispensables para mantener la combustión, oxígeno, protóxido de nitrógeno, etc.

 

·       Gases combustibles: Arden fácilmente en presencia del aire o de otro oxidante, hidrógeno, acetileno.

 

·       Gases corrosivos: Capaces de atacar a los materiales y destruir los tejidos cutáneos, cloro.

 

·       Gases tóxicos: Producen interacciones en el organismo vivo, pudiendo provocar la muerte a determinadas concentraciones, monóxido de carbono.

 

Estas propiedades hacen que la utilización de los gases por el hombre le suponga un riesgo si no se toman las medidas adecuadas, máxime teniendo en cuenta que muchos de los gases tienen más de una de las citadas propiedades.

 

Debido AL USO.

Para la utilización de los gases es necesario transportarlos desde el lugar de obtención o fabricación al de utilización o consumo. Al igual que en cualquier tipo de mercancía prima el principio económico de transportar la máxima cantidad en el mínimo volumen. Para poder llevarlo a efecto, y en función de las características del gas de que se trate, se procede a comprimirlos , licuarlos e incluso disolverlos a presión en un medio acuoso si la inestabilidad del mismo así lo requiere.

 

 

Estas operaciones suponen añadir nuevos riesgos a los derivados de sus propiedades, como son por ejemplo la presión, el frío que muchas veces es necesario para licuarlos, el gran volumen de gas que se produciría al vaporizarse desde el estado líquido, etc.

 

Todo ello conlleva que los gases sean considerados como mercancías peligrosas, y de hecho así son considerados en el Reglamento Nacional de Transporte de Mercancía Peligrosas por Carretera, en el que quedan incluidos en la Clase 2, "Gases comprimidos, licuados y disueltos a presión", en que el citado Reglamento clasifica las sustancias.

 

Clasificación de los Gases

Establecidas las anteriores premisas, es necesario clasificar los distintos tipos de gases que se emplean:

 

      Gas comprimido: Gas o mezcla de gases cuya temperatura crítica es menor o igual a - 10º C.

 

      Gas licuado: Gas o mezcla de gases cuya temperatura crítica es mayor o igual a - 10º C.

 

      Gas inflamable: Gas o mezcla de gases cuyo límite de inflamabilidad inferior es menor o igual al 13%, o que tenga un campo de inflamabilidad mayor de 12%.

 

      Gas tóxico: Aquel cuyo límite de máxima concentración tolerable durante 8 horas/día y 40 horas/semana, (T.L.V.), es inferior a 50 ppm.

 

      Gas corrosivo: Aquel que produce una corrosión de más de 6 mm/año, en un acero A33 UNE 36077-73, a una temperatura de 55ºC.

 

      Gas oxidante: Aquel capaz de soportar la combustión con un oxipotencial superior al del aire.

 

      Gas criogénico: Aquel cuya temperatura de ebullición a la presión atmosférica, es inferior a 40ºC.

 

A las anteriores definiciones hay que añadir otras que hacen referencia a la utilización propiamente dicha de los gases, y que según el anterior Reglamento de Aparatos a Presión, son las siguientes:

 

      Gas industrial: Los principales gases producidos y comercializados por la industria.

 

      Mezclas de gases industriales: Aquellas mezclas de gases que por su volumen de comercialización y su aplicación, tienen el mismo tratamiento que los gases industriales.

 

      Mezclas de calibración: Mezcla de gases, generalmente de precisión, utilizados para la calibración de analizadores, para trabajos específicos de investigación u otras aplicaciones concretas, que requieren cuidado en su fabricación y utilización.

 

Tipos de Recipientes Utilizados para Contener los Gases

Independientemente de las canalizaciones fijas para conducir los gases, se emplean distintos recipientes cuya clasificación genérica puede obedecer a la siguiente:

 

      Recipientes utilizados solamente para el transporte de gas, como es el caso de las cisternas y depósitos especiales.

 

      Recipientes utilizado para el transporte y utilización del gas, es el caso de las botellas de gas.

 

      Recipientes utilizados para contener el gas exclusivamente y desde los cuales se envía a los puntos de utilización mediante conducciones fijas. Es el caso de los grandes depósitos de almacenamiento.

 

De todos los anteriores recipientes son sin duda las botellas las más versátiles, al permitir no solo el transporte del gas sino disponer de ellas en los mismos puntos de aplicación.

 

Características Generales de las Botellas de Gas

Las botellas de gases son recipientes con capacidad igual o inferior a 150 litros, fabricadas en acero o aluminio. Las de acero pueden ser de una  sola pieza o soldadas. Las de aluminio son necesariamente de una sola pieza.

 

En el caso de ser de acero, la fabricación según uno u otro tipo viene condicionado exclusivamente por la presión de prueba requerida para su utilización, estando limitada según dicho Reglamento de Aparatos a Presión, a 50 kg/cm2 en el caso de las fabricadas por soldadura, excepto las destinadas a contener cloro, en que la presión de prueba será máximo de 30 kg/cm2.


Las partes que se pueden distinguir en la botella son: fondo, cuerpo y ojiva, a lo que hay que sumar la tulipa, cuya misión es proteger el grifo de la botella en el caso de caída accidental
.

 

 

Seguridad Mecánica de las Botellas de Gases

Dado que a lo largo de su vida útil las botellas deberán soportar presiones elevadas, por ejemplo 200 kg/cm2 en el caso de nitrógeno, se ha de garantizar la seguridad mecánica de las mismas frente a los esfuerzos que dichas presiones ocasionan.

 

El Reglamento de aparatos a presión establece las condiciones que deben cumplir en cuanto a diseño, cálculo de espesores, control de fabricación, etc., y que culmina con ensayos destructivos, específicos para cada tipo de botella, realizados en probetas tomadas en distintas partes de las muestra.

 

Una vez cumplidos los requisitos para los anteriores ensayos, todas las botellas se someten a una prueba hidráulica de presión, en la que el valor de la misma viene establecido para cada gas en el Reglamento del Transporte de Mercancías Peligrosas por Carretera, a su vez sustituido por el Acuerdo Internacional sobre Transporte Internacional de Mercancías Peligrosas por Carretera (A.D.R.).

 

Pruebas e Inspecciones Periódicas

Las pruebas anteriores garantizan la seguridad mecánica de la botella tras su fabricación, pero dado lo elevado de su vida útil y las agresiones que puede sufrir (abolladuras, cortes o marcas, quemaduras por arcos o sopletes, corrosión, etc.) a lo largo de la misma, las botellas deben ser sometidas a inspecciones periódicas para ver su estado y a pruebas periódicas de presión.

 

La periodicidad con que deben de realizarse, queda marcada en el Acuerdo Internacional sobre Transporte Internacional de Mercancías Peligrosas por Carretera (A.D.R.).

 

Información de Seguridad en las Botellas

Al objeto de proporcionar una información de seguridad adecuada a los usuarios de las botellas, el Reglamento de Aparatos a Presión establece las marcas que deberán figurar en las mismas y los colores con que deben pintarse las botellas, según el tipo de gas que contengan, y tal como se indica seguidamente:

 

Marcado de Botellas.

Proporciona una información clara y concisa acerca del recipiente y de su contenido, estando recogida la información prescrita.

 

 

Colores de las Botellas.

El color de las botellas tiene por objeto proporcionar a simple vista información acerca de su contenido, lo que constituye un importante factor desde el punto de vista de la seguridad. Dentro del color de la botella hay que distinguir el del cuerpo, franja y ojiva, ver figura siguiente.


 

El color del cuerpo es función de la familia de gases a que pertenece el contenido en la botella y que tal como prescribe el Reglamento de Aparatos a Presión, se usan los siguientes:

 

      Gases inflamables y combustibles        Rojo

 

      Gases oxidantes e inertes                   Negro o gris

 

      Gases corrosivos                              Amarillo

 

      Gases tóxicos                                   Verde

 

      Butano y propano industrial                Naranja, otros colores

 

      Mezclas de calibración                        Gris

 

De ello se desprende que la simple visión de la botella nos indica si se trata de un gas tóxico, inflamable, etc.

 

En cuanto al color de la ojiva y de la franja, especifican el gas concreto que contiene la botella, siendo en ocasiones el color de la franja el mismo que el de la ojiva.

 



 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Colores de Botellas que Contienen Mezclas de Gases.

 

En el caso de mezclas de gases industriales, el color del cuerpo de la botella se pintará del color correspondiente al gas mayoritario de la mezcla, mientras que la ojiva, se pinta en forma de cuarterones, con los colores correspondientes a la que llevaría la ojiva de los gases que componen la mezcla, si estuvieran individualmente en botellas.

 

Etiquetado de Botellas

Además de las marcas contenidas en las botellas, éstas disponen de etiquetas cuya muestra se recoge en la siguiente figura, las cuales contienen la dirección del fabricante, características principales del gas, fórmula del mismo, pictograma y medidas a tener en cuenta en la utilización segura del mismo.